La movilidad urbana es un compromiso de todos

6 Jul
¿Se imaginan cómo sería hoy una ciudad como Bogotá si no existiera el Pico y Placa? Seguramente el tráfico se tornaría en algo aún más pesado llegando a niveles imposibles, además del alto grado de contaminación ambiental que pudiera alcanzarse al tener todos los carros circulando con total libertad por la ciudad. Igual sucede con otras ciudades del país, donde tener una movilidad medianamente “normal” prácticamente depende de esta medida.

A través de los años, los gobiernos locales han caído en cinco “vicios” que justifican al Pico y Placa como “única” solución a la congestión vehicular en las ciudades, y de los cuales se debería salir lo antes posible:

pico y placa, pico y placa bogota, pico y placa medellin, pico y placa cali, pico y placa bucaramanga, pico y placa cartagena, pico y placa barranquilla, medida de restriccion vehicular, movilidad urbana, movilidad en las ciudades de colombia

1. Falta de autoridad

A estas alturas, aún hay muchas personas a quienes no les importa estacionar sus vehículos en vía pública o en sitios inadecuados por su afectación directa al tráfico, hecho inherente a la escasa cultura ciudadana y a la eterna “malicia indígena” del colombiano que quiere ganar tiempo y reducir esfuerzos saltándose las normas.

pico y placa, pico y placa bogota, pico y placa medellin, pico y placa cali, pico y placa bucaramanga, pico y placa cartagena, pico y placa barranquilla, medida de restriccion vehicular, movilidad urbana, movilidad en las ciudades de colombia

2. Escaso control a vehículos en mal estado

Está claro que la calidad del medio ambiente se ve gravemente afectada por el intenso tráfico citadino, en unas regiones más que otras por temas geográficos. Frente a este tema, uno de los aspectos en los que los gobiernos locales han fallado durante décadas es en una permisividad excesiva en la circulación de vehículos en mal estado, que evidentemente cumplieron su vida útil pero que continúan rodando aún cuando no tengan la menor posibilidad de superar una revisión técnico mecánica.

pico y placa, pico y placa bogota, pico y placa medellin, pico y placa cali, pico y placa bucaramanga, pico y placa cartagena, pico y placa barranquilla, medida de restriccion vehicular, movilidad urbana, movilidad en las ciudades de colombia

3. Visión a corto plazo

El eterno problema en las ciudades colombianas ha sido la corta visión de sus dirigentes, que poco o nada saben de urbanismo y que basan sus tesis y propuestas más en intereses económicos particulares, que en el crecimiento y desarrollo eficiente y sostenible de nuestras urbes.

Es por esto que con el paso de los años, las calles quedan demasiado cortas ante la avalancha de vehículos de todo tipo que transitan por ellas, e incluso ante la cantidad de personas que las habitan o las utilizan para diversas actividades. No es posible que hayan calles de alto flujo vehicular en Colombia que se mantengan prácticamente inalteradas desde hace cinco o seis décadas, que además suelen tener muy pocas vías alternas de circulación, ocasionando un colapso inevitable en la movilidad citadina.

pico y placa, pico y placa bogota, pico y placa medellin, pico y placa cali, pico y placa bucaramanga, pico y placa cartagena, pico y placa barranquilla, medida de restriccion vehicular, movilidad urbana, movilidad en las ciudades de colombia

4. Intereses del transporte público

No es un secreto que los empresarios que dirigen las organizaciones de transporte público, buses o taxis, se ven seriamente afectados si los ciudadanos circulan sin limitación en sus vehículos, bien sean automóviles o motocicletas.

Tal situación se extiende a las mismas autoridades locales que tienen intereses en sistemas de transporte masivo como Transmilenio, Transmetro, Metrolínea o el MIO, algunos de ellos con una baja tasa de usuarios que buscan aumentar “obligando” a las personas a hacer uso de los mismos.

pico y placa, pico y placa bogota, pico y placa medellin, pico y placa cali, pico y placa bucaramanga, pico y placa cartagena, pico y placa barranquilla, medida de restriccion vehicular, movilidad urbana, movilidad en las ciudades de colombia

5. Lo prohibido es lo más deseado

Todo lo anterior ha ocasionado, además, un inusitado crecimiento del parque automotor especialmente en lo referente a motos, pues muchas de las personas que tienen un vehículo para transporte particular y tienen buena capacidad económica, adquieren otro vehículo para usar en el Pico y Placa evitando así tener que recurrir al transporte público para movilizarse.

La movilidad urbana es un compromiso de todos y, si bien deben haber directrices gubernamentales encaminadas a su optimización y control, también nos corresponde como ciudadanos contribuir a tal fin para que esto no tenga que depender directamente de una medida oficial de restricción vehicular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *